Las personas financieramente vulnerables pueden extender los efectos negativos a sus hogares, comprometiendo su bienestar. Por lo tanto, es fundamental comprender la salud financiera y la medida en que contribuye a la resiliencia financiera. 

Salud Financiera 

La salud financiera se entiende como la capacidad de una persona para cumplir a cabalidad con sus obligaciones financieras, enfrentar imprevistos y alcanzar metas importantes, que le permita sentirse segura sobre su futuro financiero y llevar un estilo de vida próspero y responsable.

En este sentido, hay que estar preparado para saber cómo hacer frente a los shocks financieros. El término se utiliza para referirse a dificultades económicas, como una situación personal negativa (desempleo) o un fenómeno macroeconómico que tiene efectos adversos (recesión). El nivel de dificultad para enfrentar estos imprevistos se conoce como vulnerabilidad financiera.

La salud financiera familiar depende no solo del presupuesto y la persistencia, sino también de la confianza, la comunicación abierta y el comportamiento adecuado.

Sin embargo, para lograr una salud financiera adecuada y la adherencia al plan financiero familiar, todos los miembros de la familia deben comprender y aceptar sus responsabilidades para lograr los resultados deseados. Esto incluye a nuestros niños, quienes también deben participar en el programa.

Establecer un propósito común en el hogar, donde todos contribuyan a lograr las metas deseadas, es fundamental para adherirse a la planificación financiera y lograr el bienestar general.

Sabemos que no todos los miembros de la familia pueden ponerse de acuerdo sobre sus metas y sueños. Sin embargo, cuando los deseos de todos están alineados, es más fácil lograr el compromiso y dar los pasos necesarios para completar el plan.

“La salud financiera tiene más que ver con nuestra salud física de lo que pensamos, y al cuidar nuestras finanzas podemos evitar preocupaciones y estrés para que nuestra salud física y mental sea mejor”, explicó.

Para los encargados de administrar las finanzas del hogar, pueden manifestarse en beneficios financieros para la salud si pones en practicas los siguientes consejos:

Identificar sus ingresos: de dónde provienen y con qué frecuencia los obtiene le permitirá comprender mejor su situación.


Detecta tus gastos e incluye las deudas que ya pagaste: qué tengo que pagar y con qué frecuencia, esto te permitirá determinar el límite para futuras compras con efectivo y tarjeta de crédito.


Analiza qué ingresos se pueden aumentar y qué gastos se pueden reducir: Considera las habilidades y destrezas que puedes desarrollar para generar ingresos adicionales, y aquellos gastos que puedes evitar si lo haces tú mismo en lugar de gastar dinero.


Encuentre formas de eliminar gastos, que “no puedes pagar” y aprenda a decir “todavía no”. Puede que estés frustrado en el momento, pero luego estarás orgulloso de ti mismo.


Decidir qué gastos puedes eliminar, aunque dispongas de suficiente dinero, y si puedas ahorrar esa cantidad, te dará un respaldo y tranquilidad.

Elabora tu presupuesto: En base a ingresos y gastos determina por semana, quincena, mes, año, si al final de cada periodo los ingresos son suficientes para cubrir los gastos, podrás determinar de igual forma en que periodo va a sobrar o ha hacer falta, y cómo compensarlo con otro.


Crea un fondo de emergencia: Esto evitará que te endeudes en caso de imprevistos o una cantidad menor durante los períodos en los que tengas un superávit.


Evite las tarifas hormiga, por pequeñas que sean, si no están dentro de su presupuesto, estas tarifas pueden arruinar su presupuesto sin darse cuenta, porque son pequeñas pero constantes, y al final pueden representar más dinero de lo que cree. .


Determina si lo necesitas o lo deseas antes de comprarlo, y compara precio y calidad.

Cuida tu salud Financiera

Cuidar tu salud financiera evitará que gastos inesperados generen un desajuste durante el mes, y puede ser un apoyo para las eventualidades que se presenten, sin dejar de cubrir los gastos fijos de cada hogar.

“Una buena situación económica puede reducir el estrés y mejorar la salud física, mental y emocional”, concluyó.

 

 

error

Enjoy this blog? Please spread the word :)

Follow by Email
WhatsApp