Las Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF) son normas contables promulgadas para regular la aplicación de las normas contables en todo el mundo, haciéndolas globalmente aceptadas, comprensibles y de alta calidad.

¿Qué son las NIIF?

También conocido como IFRS (International Financial Reporting Standards) por sus siglas en inglés, es un conjunto de principios y normas técnicas internacionales que determinan los procedimientos que deben seguir las empresas al preparar y publicar estados financieros.

De esta forma, brindan información que describe el desempeño financiero de una empresa de manera estandarizada y que puede ser entendida por cualquier profesional involucrado en economía y finanzas en el mundo.

¿Quién regula las NIIF?

Las NIIF se rigen y regulan por el Consejo de Normas Internacionales de Contabilidad (IASB), una organización sin fines de lucro que tiene como objetivo desarrollar un conjunto de normas contables de alta calidad exigibles y aceptadas mundialmente para promover y facilitar la adopción de las normas.

La agencia trabaja diariamente para adaptar, difundir y promover estándares a las necesidades del mercado global. Como resultado, los expertos pueden leer y comprender fácilmente la información de la empresa, independientemente del área geográfica en la que operen.

¿Por qué surgen las NIIF?

Uno de los problemas que surge a la hora de interpretar la información financiera es la falta de estándares internacionales aplicables. Los estándares contables varían. Esto crea varios problemas, principalmente, la imposibilidad de comparar los dos estados financieros.

Por lo tanto, los datos obtenidos pueden perder algo de credibilidad. * Las empresas internacionales aplican diferentes criterios de tarifas adicionales al enviar información financiera, dependiendo de cada país. Con el fin de eliminar estos problemas, al tiempo que aumenta la transparencia de la información.

¿Para qué sirven las NIIF?

Un lenguaje financiero común facilita a las empresas el acceso a los mercados de capitales globales, aumentando su probabilidad de expansión y posterior posicionamiento como empresas internacionales.

Si la información financiera de una entidad no es fácilmente comprensible para los usuarios extranjeros, puede encontrar muchas dificultades al tratar de adquirir nuevas oportunidades de negocios, financiamiento o socios estratégicos.

Por otro lado, las NIIF permiten a las empresas que hacen negocios en el extranjero aplicar una contabilidad común en todas sus sucursales.

Agregado al software de contabilidad en línea, puede reducir los costos de gestión contable, mejorar la comunicación interna, mejorar la calidad de la información y optimizar el proceso de toma de decisiones.

Estos criterios son herramientas precisas para el análisis comparativo de empresas de un mismo sector ubicadas en diferentes países, permitiendo a los inversores comparar los resultados de cada empresa con los de sus competidores. Por lo tanto, además de tener más acceso a capital extranjero, los inversionistas pueden tomar decisiones sobre bases sólidas.

Historia de las NIIF

Cuando se habla de los antecedentes de las IAS, hay que preguntarse, ¿cómo nacieron? ¿Quién los creó?

Todo comenzó en los Estados Unidos de América cuando nació el Consejo de Principios de Contabilidad, que emitió las primeras declaraciones para guiar cómo se debe presentar la información financiera.

Luego vino el FASB (Financial Accounting Standards Board), que todavía está vigente en los Estados Unidos y ha tenido un gran impacto en la profesión contable. Emitió muchas regulaciones que cambiaron la forma en que se veía y presentaba la información.

El IASC (Comité de Normas Internacionales de Contabilidad) nació en 1973 del acuerdo de organizaciones profesionales de diferentes países: Alemania, Australia, Canadá, Estados Unidos, Francia, Holanda, Japón, México, Reino Unido e Irlanda. Su organismo es el encargado de emitir las Normas Internacionales de Contabilidad (NIC).

Deseoso de mejorar la comprensión y la aplicación adecuada de la norma, el IASC estableció el Comité de Interpretación (SIC) en enero de 1997; su función es proporcionar una guía de aplicación general cuando la NIC no es clara. En 2001, el IASC se reorganizó en el Consejo de Normas Internacionales de Contabilidad (IASB). Esta reestructuración también significó importantes cambios en la normativa, convirtiendo las Normas Internacionales de Contabilidad en las Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF).

De las NIC a las NIIF

El IASC (Consejo de Normas Internacionales de Contabilidad) firmó un acuerdo con ISOCO (Organización Internacional de Supervisores del Mercado de Valores) en 1995, comprometiéndose a revisar las NIC (Normas Internacionales de Contabilidad) para uso de las empresas que cotizan en bolsa, por lo que la UE aprobó un reglamento que se aplica a 2005 pasó a ser una realidad el 1 de enero de 2009.

La UE ha logrado eliminar, en cierta medida, las barreras que impiden el movimiento de personas y capitales. Posteriormente, se reestructuró el AISC, y debido a la reestructuración de 2001, IASC pasó a llamarse IASB (Fundación del Consejo Internacional de Contabilidad) y NIC pasó a llamarse IFRS.

El principal objetivo del IASB es lograr la homogeneización de las normas contables en todo el mundo, y los objetivos establecidos por el IASB son:

“Desarrollar estándares contables de alta calidad, comprensibles y exigibles que requieran información de alta calidad, transparente y comparable en los estados financieros para que las decisiones se puedan tomar con base en esa información”.

Los países que se han sumado a la adopción de estos estándares son: Colombia, México, Estados Unidos, Costa Rica, Ecuador, Guatemala, Honduras, Panamá, Perú y República Dominicana. También se han sumado otros países como Japón, Singapur, Australia y China.

error

Enjoy this blog? Please spread the word :)

Follow by Email
WhatsApp