La regla 50-20-30 es una herramienta que te da más control sobre tus finanzas, ayudándote a ahorrar y evitar caer en deudas impagas.

Elizabeth Warren

¿Quieres ahorrar pero no sabes cómo empezar? Necesitas un plan y un método para hacerlo realidad. En este artículo explicamos la regla 50/20/30, también conocida como el método 50-30-20, un método de gestión financiera que funciona para todos (jóvenes, mayores, parejas, etc.).

Es senadora estadounidense y autora de All your Worth: Ultimate Lifetime Money Plan (2005).

En este libro, la autora intenta brindar una guía para administrar correctamente sus finanzas personales a través de la regla 50-20-30, ya que presenta una nueva forma de cómo tomar el control de su dinero.

Regla 50/20/30

La idea del plan es muy simple, dividir la utilidad neta (después de impuestos) en tres partes. Cada sección apuntará a una serie de puntos.

En concreto, las partes a distribuir los ingresos y su destino serán:

  1. El 50% de tus ingresos para gastos básicos; como hipoteca o alquiler, útiles, comida, seguros, gastos escolares…
  2. El 20% restante hay que ahorrarlo; ya sea para algún fin (comprar casa, coche, tener un bebé, etc.), o para hacer un colchón de emergencia que nunca se debe tocar, o como inversión.
  3. El 30% tiene que ir por ocio; desde la televisión de pago hasta comidas y cenas fuera de casa, ropa, viajes, compras y cualquier otro capricho que queramos disfrutar.

Usando la regla de ahorro 50/30/20, cambie el orden de los términos para que el ahorro se reste del ingreso, dejando las siguientes matemáticas: ingreso – ahorro = gasto.

Por trivial que parezca, significa desde un principio el porcentaje de ahorro que se debe cumplir cada mes. De esta forma, el dinero se descuenta desde el principio, gastando menos cada mes y acumulando más dinero para más adelante.

El 50 % para cubrir las necesidades básicas

Cuando se trata de controlar el gasto y el ahorro, es fundamental que no se utilice más del 50% de los ingresos mensuales para satisfacer las necesidades básicas.

A pesar de ser el elemento presupuestario más grande en esta regla de ahorro 50/30/20, para algunos, puede no parecer un trabajo diario suficiente. Pero lo más importante, sucede cuando no está claro qué es una necesidad básica y qué es un consumible.

Así, el 50 % de lo que se gana debería gastarse en:

  • Así, el 50 % de lo que se gana debería gastarse en:El pago de la hipoteca o alquiler.
  • Los gastos habituales de una vivienda, tales como la luz, el agua, la cuota de comunidad, la recogida de basura, etc.
  • La comida del mes.
  • El pago de escolaridad en caso de estar estudiando o tener hijos que lo hagan.
  • Calzado y vestuario.
  • Transporte al trabajo.

Todos estos gastos tienen una cosa en común: son vitales en el día a día de la persona.

El 20 % para el ahorro

Esta parte de la regla de ahorro 50/30/20 es definitivamente la más dolorosa porque una vez que la aplicas, verás que tu dinero cae un 20%.

Para aliviar la sensación de pérdida de poder adquisitivo, es importante hacer dos cosas cada mes. Lo primero es descontar el porcentaje de ahorro nada más recibir tu nómina mensual. Así, a partir del primer día del mes, si cobras, digamos, 1000, tendrás 800 para organizar en lugar del total.

Lo segundo es ver con buen ojo la “pérdida” de dinero de cada mes, y una vez descontados el 20% de tu nómina, poner ese porcentaje en una cuenta distinta a tu cuenta corriente habitual.

Por ejemplo, en una cuenta de ahorro con alto interés. Esto mostrará cómo la cantidad en la cuenta crece mes a mes con los fondos depositados más los intereses, lo que hará más fácil dividir el 20% necesario para futuros gastos a principios de mes.

El 30 % para gastos prescindibles

Sin duda, el último conjunto de la regla de ahorro 50/20/30 es el que está más dispuesto a seguir al pie de la letra.

Consiste en destinar el 30% de los ingresos mensuales a aquellos gastos diarios o puntuales que son opcionales pero mejoran mucho la calidad de vida. En esta categoría se incluyen todas las actividades de ocio como ver una película, salir a comer unos días fuera de casa o irse de vacaciones.

¿Cuál es el fin de seguir esta fórmula de ahorro?

La regla 50/20/30 es un excelente lugar para comenzar para aquellos de nosotros que necesitamos alguna estructura para mantener nuestro dinero organizado y controlar los gastos en una categoría determinada.

Recuerda, si necesitas ayuda para organizar tus finanzas, también puedes contratar a un asesor financiero para que te oriente y puedas maximizar tus ahorros e inversiones.

Incluso si no puede alcanzar su plan de presupuesto 50/30/20 en este momento, trabajar en pequeños cambios puede acercarlo a alcanzar el punto de equilibrio financiero. Los pequeños movimientos que comienzan hoy pueden generar grandes cambios con el tiempo, así que no se desanime si su presupuesto no es perfecto.

 

 

error

Enjoy this blog? Please spread the word :)

Follow by Email
WhatsApp